Los Resultados de la Investigación

El mayor estudio global de investigación de apnea del sueño y enfermedad cardiovascular

El “Sleep Apnea cardioVascular Endpoints (SAVE) study” es el mayor estudio nunca realizado en sueño. El objetivo del estudio era responder a la pregunta: "¿El tratamiento de la apnea obstructiva del sueño (SAHS) con presión positiva continua en la vía aérea (CPAP) reduce el riesgo de eventos cardíacos y accidentes cerebrovasculares en personas con SAHS?”

El SAHS se produce cuando la vía aérea en la parte posterior de la boca se obstruye parcial o completamente de forma repetida durante el sueño. La respiración se reduce o se puede parar brevemente, lo que resulta en la caída de los niveles de oxígeno y un sueño interrumpido. Estos episodios pueden ocurrir varias veces durante la noche. Además de elevar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, el SAHS provoca toda una serie de otros problemas tales como cansancio (o falta de energía), somnolencia, siestas durante el día y problemas de memoria, todo lo cual puede afectar al resultado en el trabajo y las actividades sociales. Las relaciones también sufren por el exceso de ronquidos.

El estudio SAVE ha concluido y se encontró que la CPAP no reduce el riesgo de accidentes cerebrovasculares recurrentes y ataques cardíacos en personas con enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, el estudio muestra claramente que la CPAP es capaz de mejorar la calidad de vida, el estado de ánimo y el funcionamiento diario de los pacientes. Los resultados del estudio, que involucró a más de 2.700 participantes de siete países, que fueron seguidos durante varios años, se dieron a conocer el 28 de agosto de 2016 en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, una de las mayores conferencias médicas en el mundo, y se publicaron simultáneamente en la prestigiosa revista “New England Journal of Medicine”.

Flinders University SAVE study patient

 Paciente durmiendo con una mascarilla de CPAP

Investigadores de la Universidad de Flinders y el George Institute for Global Health están particularmente alentados por los resultados, lo que tendrá un impacto importante en el manejo de pacientes en todo el mundo.

Los participantes de SAVE que fueron capaces de usar la máquina de CPAP durante un mínimo de 3 horas por noche reportaron mejoras significativas en su bienestar, como la reducción de los ronquidos y la mejora del estado de ánimo, calidad de vida, y con menos tiempo de ausencias del trabajo debido a la enfermedad. Por lo tanto, claramente la CPAP fue capaz de mejorar la vida de las personas con enfermedades cardiovasculares que sufren de trastornos respiratorios del sueño.

Se necesitan más investigaciones sobre cómo reducir los riesgos significativos de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral para aquellos que sufren de apnea del sueño.

Adelaide Institute for Sleep Health Flinders University The George Institute University of Sydney Australian Sleep Trials Network Rui Jin Hospital